La vida en sí misma es una batalla. La Biblia, desde el principio hasta el final, nos muestra que siempre vamos a enfrentar retos y circunstancias difíciles, pero eso no es lo importante. Lo que tú y yo necesitamos entender es que la vida es una guerra, que está compuesta de muchas pequeñas batallas que tenemos que librar todos los días. Siempre nos encontramos con personas que se quejan por las batallas que enfrentan. Al ver este tipo de personas, nos damos cuenta que no han entendido la vida aún. Para los creyentes esto debe de ser algo normal porque Jesús dijo que el reino de los cielos sufre violencia y solo los violentos lo arrebatan.

.
De hoy en adelante te invito a mirar la vida de una manera diferente. Ya no mires las circunstancias o batallas de la vida como problemas,  sino míralas como oportunidades de crecer. Ten en cuenta que todo esto lo necesitas para tu crecimiento, y que Dios así lo permite par tu bien.

.
– Pastores Camacho